text.skipToNavigation
DESCUBRE Y APRENDE

DESCUBRE Y APRENDE

Cómo cambiar correas de accesorio (Correas serpentinas)

Foto de correas de accesorio (Correas serpentinas)

Dificultad: Moderadamente difícil
Duración: Puede tomar varias horas
Con qué frecuencia: Cada 60,000-100,000 millas, revise el manual del usuario


Uno de cada cinco vehículos en circulación necesita cambio de correas. Nuestra guía de NAPA KNOW HOW lo guía sobre los pasos necesarios para hacer un diagnóstico apropiado.

La introducción de las correas del monómero etileno propileno dieno (EPDM) del final de los 90s ha hecho más difícil su detección que cuando las correas de neopreno se usaban. Aun así, hay indicadores para encontrar la señal de que es hora de cambiar las correas.

Aprenda los signos de desgaste de la correa y la forma de ahorrar dinero en reemplazo de la correa de abajo. Si usted tiene confianza en su capacidad para hacer frente a esta tarea moderadamente difícil, utilice esta guía para ayudarle a hacerlo correctamente. Si prefiere dejar en manos de un profesional, tome su vehículo a su local NAPA Autocare Center.

Tome decisiones inteligentes de reparación. Si su vehículo necesita un componente accesorio para la correa de transmisión como un alternador o una bomba de agua reemplazada, instale una nueva correa al mismo tiempo. Si lo hace por usted mismo, ahorrará tiempo. Si lo lleva a la tienda, es probable que usted tenga que pagar sólo por la correa y no el por el trabajo de instalarla.

Practique el mantenimiento preventivo. Una manera de asegurarse que sus correas estén en buen estado es programando una cita de cambio de correas a la vez que hace la revisión rutinaria de su vehículo. Si una correa tiene 65,000 a 70,000 millas recorridas y su vehículo ya está en el taller, es mejor que cambie las correas de una vez. El técnico también debe revisar la condición del tensor automático de las correas para asegurase que la nueva correa quede tensionada adecuadamente.

Inspeccione las correas en busca de desgaste. Algunos de los signos visuales que le indican que debe cambiar las correas son abrasión/desalineación, agrietamiento, acristalamiento o peladuras.

  • Abrasión/desalineación: El nylon de su correa es esencial. Si hay algún desgarre, esto puede causar desalineación y su correa no va a funcionar adecuadamente. Si la correa esta desalineada y se desliza, usted oirá sonidos inusuales y sentirá vibraciones.
  • Agrietamiento: Con las correas de neopreno, era común buscar tres grietas en tres pulgadas como indicio de que la vida de su correa había terminado y necesitaba cambio. Las nuevas correas EPDM están hechas para que no se agrieten, lo que hace más difícil notar su desgaste a la vista. Con las correas EPDM fíjese en el desgaste del caucho, similar a las llantas cuando se desgastan. El desgaste de solo el 5% del material de la correa puede hacer que el centro de la correa toque fondo en la polea. Esto acelera el desgaste de la correa y hace que se resbale, lo cual puede afectar el funcionamiento de la bomba del agua, el alternador o del aire acondicionado.
  • Acristalamiento: La correa trabaja duramente doblándose y flexionándose contra la polea produciendo calor, el cual causa que su goma se endurezca con el tiempo. Si la correa se afloja, la fricción adicional la hace aun más caliente; esto produce acristalamiento y hace que la correa se resbale aun más.
  • Peladuras: Con el paso del tiempo la correa va perdiendo material, el cual se puede acumular en los surcos de la correa. Esto puede contribuir a la falta de tensión, desalineamiento y a poleas desgastadas.

Tenga en cuenta que las dos mayores causas de la falla en las correas es tensión inadecuada y desalineamiento. Los vehículos que usan una sola serpentina de correa, normalmente tienen un sistema automático de tensión de la correa. Este sistema está diseñado para aplicar una fuerza constante sobre la correa. El tensor compensa por cambios en la longitud de la correa, los cuales se generan por desgaste o por cambios de carga en el sistema. El tensor y las poleas siempre deben ser revisados por desgaste, cuando se cambia la correa. Los tensores normalmente empiezan a fallar en la misma proporción que las correas.

Instrucciones paso a paso:

  1. Marque la dirección en que rota la correa.
  2. Baje la correa del tensor girando el tensor.
  3. Quite el tensor viejo del motor (si va a cambiar el tensor).
  4. Instale el nuevo tensor.
  5. Apriete los pernos de montaje a 1/3 del esfuerzo de torsión en forma de estrella.
  6. Vuelva a apretar los pernos a 2/3 de torsión, y después torsion completa.
  7. Instale la correa en la misma dirección en que operaba la vieja.
  8. Coloque la correa sobre el tensor rotando el tensor según las indicaciones (ver el indicador de cómo girar para colocarla).
  9. Apriete la correa hasta que el indicador quede entre las dos marcas.
  10. La ventana del calibre, donde se ven las marcas de máximo y mínimo, está en un área entre la base y el brazo de la junta del tensor.

Consejos Importantes:

  • El desempeño de sus accesorios depende directamente de la condición de sus correas. Un simple 5% de pérdida del material puede afectar el desempeño de los componentes.
  • Usted tendrá que saber el año, marca, modelo y, en algunos casos, el tipo de motor de su coche cuando usted compra los suministros. Si usted utiliza nuestra App NAPA Know How, puede escanear su VIN para que siempre tenga la información que necesita.
  • Nunca use ningún tipo de líquido o substancia para cubrir la correa. La contaminación que ocurre al aplicar una substancia a la correa afectará negativamente la vida de la correa.
  • No quedan partes que puedan servir dentro del tensor. La unidad completa debe ser cambiada.
  • Cuando esté instalando la correa, limpie todas las partes de la polea. La mugre o pintura en las poleas puede causar ruido en las correas.
  • Una falla en la correa afecta la manejabilidad del vehículo, dejando a los pasajeros varados hasta que una nueva correa sea instalada.